¿Cuánto afecta la ergonomía ambiental en el trabajo?

La ergonomía ambiental es el área de la  ergonomía que se encarga del estudio de las condiciones físicas y ambientales que rodean al ser humano y que influyen en su desempeño al realizar diversas actividades.

La ergonomía ambiental como definición incluye el estudio de los ambientes a nivel térmico, visual, acústico, mecánico, electromagnético y de distribución del puesto de trabajo con el fin de favorecer las actividades del individuo.

¿Por que es importante la ergonomía ambiental en el trabajo?

En anteriores artículos, hablábamos sobre la importancia de la ergonomía del trabajo y los distintos tipos de ergonomía que existían. La ergonomía ambiental es una de ellas y estudia, como hemos apuntado antes, las condiciones físicas que envuelven al trabajador en sus actividades laborales, es decir las condiciones del entorno.

La aplicación de dichos conocimientos ayuda a incrementar el desempeño, la seguridad y el confort de los trabajadores. Una buena iluminación, una temperatura adecuada o un nivel de ruido moderado serán elementos que proveerán espacios más confortables y agradables para desempeñar las distintas actividades laborales sin perjudicar su salud.

Ambiente sonoro

Dentro de la ergonomía ambiental, existen distintos tipos a tener en cuenta. En primer lugar, el factor sonoro interfiere en el trabajo y lo hace no solo por impedir una correcta comunicación verbal, sino que se ha estudiado que altera también en funciones del sistema nervioso, cardiovascular, respiratorio e incluso de visión.

El ruido puede ser extremadamente peligroso para la salud ya que no se aprecia a simple vista ninguna advertencia del cuerpo como la sangre, un hueso roto, mal aspecto o dolor. Si los trabajadores pueden aguantar los primeros días o semanas de exposición, suelen tener la sensación de “haberse acostumbrado” al ruido. Sin embargo, lo más probable es que hayan comenzado a sufrir alguna patología relacionada con la audición y es por eso que hay que tener especial cuidado con estos aspectos a la hora de diseñar oficinas.

Así pues, la ergonomía enfocada en este área trata de reducir, aislar o controlar la emisión de ruido de manera que no intervenga en las actividades ni afecte a los usuarios de forma negativa. No obstante los sonidos son útiles en algunas ocasiones como por ejemplo para advertir de averías o el mal funcionamiento de la maquinaria.

Asimismo, sonidos suaves y cálidos son a menudo la forma ideal para personas que buscan cómo relajarse. Nos dan una sensación de tranquilidad que afecta de forma muy positiva a nuestra productividad.

Ambiente lumínico

La iluminación escasa en zonas de almacén o los reflejos indeseados en oficinas afectan directamente en el desarrollo del trabajo y en la salud de los trabajadores si no se cumplen unas pautas de ergonomía lumínica que proporcionen espacios aptos para desarrollar las distintas actividades laborales.

Siempre que sea posible, es recomendable optar por la iluminación natural y combinarla con la artificial, evitando cambios lumínicos bruscos entre salas o luz muy potente. Lo ideal es optar por una iluminación generalizada y combinarla con puntos de luz focales para determinadas tareas, de este modo se consigue un espacio de oficina más organizado y una percepción de mayor amplitud.

El trabajo de oficinas cada vez más informatizado influye en el aumento de patologías visuales como la fatiga visual. Por eso es recomendable también utilizar medidas ergonómicas para reducir esos daños. Una iluminación correcta, monitores adecuados y una buena posición serán imprescindibles.

En los puestos de trabajo con pantallas de visualización de datos, debe existir una iluminación general uniforme (con dispositivos anti brillos, distribuir la luz hacia arriba, hacia abajo, minimizar brillos y lograr una iluminación homogénea.

2- 1y3
21 y 3

 

Ambiente térmico

Conseguir un micro clima confortable en los puestos de trabajo es esencial. Para ello se deberán tener en cuenta aspectos como la temperatura, la humedad relativa, la ventilación (velocidad del aire), así como del trabajador y el tipo de actividad que realiza, su metabolismo o la vestimenta que utiliza.

Se deberán proporcionar sistemas de acondicionamiento térmico eficiente (calor-frío) y que se pueda regular en función de las distintas áreas de la empresa. Pues no necesitará la misma temperatura alguien que realice actividades más de tipo físico que alguien que esta en zona de oficinas. El objetivo es lograr una temperatura agradable y que no exista sensación de calor ni de frío.

En las zonas comunes y pasillos es aconsejable evitar los cambios de aires o las corrientes fuertes.

Hay que procurar una vestimenta también adecuada a condiciones, por ejemplo si se trabaja en una cámara frigorífica será fundamental el uso de una indumentaria adecuada que permita trabajar de manera eficiente en espacios con bajas temperaturas.

Vibraciones

El uso de las tecnologías ha contribuido a que cada vez más muchos trabajadores se vean expuestos a las vibraciones. En casi todos los casos las vibraciones se detectan fácil y rápidamente, por lo que raras veces llegan a producir daños inmediatos a la salud; sin embargo, la exposición prolongada puede causar efectos crónicos que tienden a manifestarse después de un tiempo.

Condiciones generales del espacio de trabajo

La ergonomia ambiental abarca el estudio de las condiciones generales que deben primar dentro de cualquier espacio de trabajo saludable. Tanto la temperatura, como la iluminación y los niveles de sonido y vibración son relevantes para esta disciplina, pero otros factores físicos de la infraestructura también son comprendidos por ella; sobre todo si pueden afectar directamente la salud o la productividad de los trabajadores.

Las condiciones ambientales de ergonomía comprenden inclusive, factores asociados a los materiales de construcción implementados en el levantamiento de la infraestructura donde se encuentran establecidos los espacios de trabajo.

Por ello, para explicar la ergonomía ambiental con ejemplos podemos hacer referencia a aquellas estructuras que fueron construidas hace muchos años con materiales que hoy en día se ha comprobado son perjudiciales para la salud, como los techos elaborados con láminas de asbesto.

De igual manera, el espacio donde se conforme la organización debe contar en su totalidad con las condiciones ambientales más óptimas y adecuadas, reduciendo y minimizando la producción de polvillos y residuos que suelen originarse en infraestructuras antiguas y con ausencia de mantenimiento.

Por ello, tanto paredes como techos deben estar debidamente acabados, sin rastros de humedad, capas de pintura con descamación u otros rastros de grietas que podrían generar problemas respiratorios a los colaboradores a lo largo del tiempo.

Las condiciones generales de trabajo de las empresas suelen variar considerablemente dependiendo de las actividades que se realicen en cada espacio y departamento. Sin embargo, cuando se trata de una planta de producción, lo ideal es contar con zonas de paso y de emergencia debidamente marcadas para evitar accidentes y cuellos de botella.

Ergonomía ambiental en el trabajo y la productividad laboral

Un espacio de trabajo que cuente con las condiciones ergonómicas ambientales apropiadas será un lugar ameno en el cual los colaboradores deseen permanecer. Además de ello, contar con un ambiente ergonómico adecuado influirá positivamente en diversos aspectos de la organización y que contribuirán con el aumento de los niveles de productividad de los colaboradores y de la organización en general.

Infraestructuras con acabados impecables y a los que se les aplica mantenimiento constante serán espacios pulcros donde los colaboradores podrán desempeñar sus funciones durante medianos y largos plazos; siendo posible la reducción de los niveles de rotación y ausentismo laboral por enfermedades y padecimientos asociados a la producción de polvillos.

Espacios con buena iluminación, tanto natural como con puntos de luz focalizados será totalmente adecuado para garantizar el nivel de percepción visual dentro del espacio de trabajo. Es necesario cuidar los puntos de luz focalizados en cada puesto de trabajo de acuerdo a la actividad que se realice en cada uno, tanto para propiciar la productividad del colaborador como para evitar el padecimiento de fatiga visual y malestares oculares.

Espacios con niveles de sonido adecuados además de no incidir en los niveles de concentración de los colaboradores, son ideales para propiciar armonía durante la jornada de trabajo cuando se trata de sonidos musicales. Sin embargo, es recomendable en estos casos procurar que los sonidos agradables cuenten con un nivel de volumen bajo y los sonidos molestos sean minimizados a reducidos tanto como sea posible.

La temperatura del espacio incidirá directamente en la temperatura corporal de los colaboradores y en su disposición para realizar sus labores de forma eficiente. De igual manera, controlar la temperatura interna de la organización y mantenerla acorde a la temperatura de ambientes externos es lo más recomendable para evitar que el cuerpo padezca molestias y resfriados por los cambios bruscos de temperatura.

Medidas básicas de ergonomía ambiental en el trabajo

En toda empresa existen medidas básicas esenciales para definir lo que es la ergonomia ambiental. Entre ellas estas pueden ser algunas de las más importantes:

  • Contraste térmico de temperaturas extremas.
  • Control de las corrientes de aire.
  • Niveles adecuados de iluminación en zonas de almacén.
  • Reducción o minimización de deslumbramientos y reflejos.
  • Realizar mantenimiento preventivo y correctivo de forma periódica sobre las lámparas y diversos focos de iluminación.
  • Mantener puntos de hidratación en espacios de trabajo donde se hace necesario contar con temperaturas altas.
  • Proveer a los trabajadores la vestimenta adecuada para las labores y actividades que deben realizar; sobre todo si se trata de labores de planta en las que deben permanecer en contacto con agentes químicos o peligrosos o en aquellas zonas donde las temperaturas son realmente bajas y pueden resultar perjudiciales para los trabajadores si no se permanece en dichos espacios con el abrigo y vestimenta adecuados.
  • Analizar de forma constante el aire interior para detectar de forma oportuna la presencia de factores químicos que pueden estar presentes en el ambiente.
  • Reducir al menor nivel las vibraciones dentro de los espacios de trabajo, para evitar el padecimiento de trastornos musculo-esqueléticos.
  • Realizar mantenimiento correctivo y preventivo a la infraestructura general, para eliminar focos de humedad, filtraciones, descamaciones; así como producción de polvillo y de moho.

La actuación sobre los diversos contaminantes ambientales que pueden existir en una organización es el hecho más simple con el que se puede reconocer lo que es ergonomia ambiental y la forma más idónea para corregir y prevenir daños y complicaciones mayores para la empresa y sus colaboradores.

Razones para cuidar la ergonomía ambiental en el trabajo

Una de las principales razones para vigilar de forma constante la correcta ergonomía ambiental en el trabajo es la necesidad de proveer a los colaboradores un espacio adecuado para desempeñar sus labores. Sin embargo, la ergonomía ambiental y sus ejemplos van más allá de simplemente proveer una silla cómoda y un escritorio ajustable.

La ergonomía ambiental es el factor que propicia una relación armoniosa y positiva entre el entorno de trabajo, las máquinas y los colaboradores; con lo cual también se genera un ambiente lleno de eficiencia y productividad.

Cuidar la ergonomía ambiental de la organización será un pilar fundamental para la prevención de diversos riesgos laborales. Una ergonomía ambiental adecuada propiciará la fluidez del trabajo dentro de ambientes confortables para los colaboradores, quienes gozarán de una mejor salud y un mayor nivel de bienestar.

Sin duda alguna, cuidar todos los aspectos de la ergonomía como disciplina y, sobre todo, la ergonomía ambiental será una razón poderosa para reducir en gran manera los niveles de ausentismo laboral y las bajas médicas ocasionadas por dolencias y padecimientos asociadas a vibraciones, falta de iluminación, permanencia constante bajo temperaturas inadecuadas, entre otras.

Cuidar la ergonomía ambiental en el trabajo no solamente es un beneficio para los colaboradores que reportará ventajas a la empresa. Se trata de una rama de esta disciplina con la cual resulta posible optimizar los niveles de productividad, eficiencia, compromiso y sentido de pertenencia de los colaboradores.

Como veis, son muchos los factores que intervienen en la creación de espacios confortables que propicien ambientes de trabajo óptimos y confortables además de saludables para los trabajadores. Así que conociendo la importancia de los mismos, os invito a estudiar vuestras oficinas y adaptarlas para lograr así unos mejores resultados.

Infografía: Ergonomía ambiental OFIPRIX

Un comentario sobre «¿Cuánto afecta la ergonomía ambiental en el trabajo?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>