Cómo cuidar tu salud en la oficina con unos sencillos consejos

4 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Buffer 4 Email -- 4 Flares ×

Hoy te contamos algunos hábitos saludables para cuidar tu salud en la oficina, ¡Así de sencillo te sentirás mucho mejor!

Cuidar nuestra salud en el día a día es tan importante como hacer ejercicio con regularidad. Y ya que pasamos muchas horas en la oficina, vale la pena intentar mantener unos hábitos saludables que nos ayuden a cuidarnos. Así también evitaremos algunos de los típicos problemas que provocan los trabajos de oficina. Y que al final acaban repercutiendo en nuestra salud y en nuestro trabajo. Son algunas ideas muy sencillas pero efectivas que si mantenemos en el tiempo nos aportarán muchos beneficios a la salud.

12

El trabajo administrativo es un tipo de trabajo sedentario que se caracteriza por mantener una posición estática.  Es un tipo de trabajo que genera movimientos repetitivos y con un puesto de trabajo y una silla asignada. La posición sentada no es natural. El cuerpo está diseñado para estar en movimiento y pasar largos tiempos sentado genera molestias en diferentes partes del cuerpo. Este usuario sedentario tiene un gran riesgo de lesiones por esfuerzos repetitivos. El síndrome del túnel carpiano, el dolor de cabeza y problemas de concentración causados por la fatiga ocular y sequedad de ojos. Por ello hoy te contamos unos sencillos consejos que te ayudarán a sentirte mejor y a cuidar de tu salud, sin un gran esfuerzo.

12

Siéntate bien y apoyando los pies

Sentarse correctamente en la oficina es más importante de lo que crees. Los efectos en la salud del trabajo sentado son la dificultad en la circulación de la sangre en piernas y la posible aparición de varices. Además de fatiga en los músculos y dolor en la zona lumbar y espalda. Por eso, en el trabajo sentado debes mantener la columna lo más recta posible y sentarte cerca de la mesa con la espalda contra el respaldo.Además asegúrate de tener las rodillas dobladas y los pies en el suelo. Para una mejor postura se recomienda utilizar sillas de cinco ruedas con respaldos regulables.

ergonomía física qué es

1

Para favorecer la relajación de los músculos y el descanso de los hombros, puedes usar una silla con reposabrazos. También puedes utilizar un reposapiés para mantenerlos un poco elevados y de esa forma favorecer la circulación sanguínea.La mala circulación es uno de los problemas que el estar sentado mucho tiempo seguido nos provocan. ¡Revisa tu postura cada cierto tiempo y asegúrate de que estás trabajando por tu salud!

Ponte de pie periódicamente

Es importante que no estemos toda la jornada sentados en la misma posición. Por eso siempre que sea posible, levántate. Aprovecha cuando tengas que coger algún documento o carpeta. Colócalas de forma que te sea necesario levantarte para hacerlo y así romper con la rutina de estar sentado durante horas. Mientras te levantas puedes aprovechar para apoyarte en las puntas durantes unos momentos y luego en los talones. Eso ayudará a tus músculos a fortalecerse y a aumentar el riego sanguíneo.

12

Otra buena idea puede ser instalar una pizarra en una zona cercana donde apuntes los temas a resolver cada día, las nuevas ideas, los logros conseguidos…Será una buena excusa para estar un rato levantado cada día y también os servirá de motivación diaria.

Camina siempre que sea posible

Uno de los problemas habituales en las oficinas son las largas horas que pasamos sentados ante nuestro ordenador. Por ello es importante ir levantándose periódicamente y andar un poco. Intenta levantarte cada hora y caminar aunque sean cinco minutos. Por ejemplo puedes hacer tus llamadas desde el móvil de pie y a ser posible andando.  Y en vez de llamar a tus compañeros por teléfono, levántate y aprovecha para hablar cara a cara.

12

Otra buena idea puede ser ir a trabajar o volver andando, al menos un trozo o aprovechar la hora de la comida y salir durante 10 minutos a caminar. Saca tiempo para andar y tu cuerpo te lo agradecerá.

Utiliza las escaleras en vez del ascensor

Tanto en casa como en la oficina, aprovecha siempre que sea posible las escaleras. Tanto bajarlas como subirlas es un ejercicio  aeróbico muy eficaz para trabajar los músculos de las piernas. De esta forma también quemarás grasa de la parte inferior del cuerpo y gastarás energía. Con subir escaleras regularmente conseguirás que tu frecuencia cardíaca y tu capacidad pulmonar mejoren notablemente. Así que en vez de correr hacia el ascensor, hazlo hacia las escaleras. Cualquier excusa es buena para subirlas y bajarlas unas cuantas veces al día y así ayudarte a mantenerte en forma.

Pero es que además subir y bajar escaleras te ayudará a disminuir la probabilidad de padecer enfermedades crónicas como problemas cardiovasculares, diabetes y colesterol alto. Al subir y bajar escaleras no trabajamos los mismos músculos por lo cual debes combinar ambas acciones. Y en casa también, evita coger el ascensor si no vas cargada y así fortalecerás tus piernas y aumentarás tu resistencia. ¡En poco tiempo notarás una gran mejora! También existen un montón de ejercicios que podemos hacer en las escaleras y que te ayudarán a mantenerte en forma, descúbrelos en este artículo. 

Descansa de la pantalla

Tus ojos también son muy importantes y necesitan descanso de forma periódica. Cada 30 minutos, retira tu vista de la pantalla y mira a otros objetos como una ventana, un reloj, un escritorio o una puerta. Esto ayuda a promover el movimiento ocular y disminuir las probabilidades de irritación de los ojos y dolores de cabeza. También es muy importante tener la pantalla colocada de forma que nuestro cuello se mantenga recto. Revisa las recomendaciones sobre ergonomía para asegurarte que tu puesto de trabajo no perjudica a tu salud.

12

Conocer las normas de higiene visual tanto en el trabajo como en casa nos ayudará a mantener una vista saludable. Y a reducir el estrés que provocamos a nuestros ojos con la lectura y escritura continua. ¡No te pierdas este interesante resumen para aplicarlo en tu vida diaria! Nuestra vista bien se merece un poco de esfuerzo diario, ¿no crees?

Bebe agua regularmente

Beber 2 litros de agua al día es vital para nuestra salud, mantendrá la mente despierta y ayudará a digerir la comida. Así que ponte una botella o botellín  de agua al lado y ves bebiendo periódicamente. Así irás controlando cuánto has bebido en el día. Márcate el reto de beber al menos una botella de litro y medio al día. Al principio quizás no tengas sed, pero poco a poco tu cuerpo se acostumbrará y te lo pedirá. La hidratación que nos aporta el agua tiene muchísimos beneficios para el cuerpo incluida nuestra piel que lucirá mucho más sana e hidratada.

No te olvides de la ergonomía ambiental

El exceso de ruido, la mala iluminación o el exceso de calor o el frío también son elementos a tener en cuenta. En este artículo te contamos todo sobre ello. Debes revisar estos elementos con cuidado y ver si alguno de ellos está afectando a tu salud en la oficina. Existen distintas opciones para reducir el ruido o quizás mejorando la iluminación tu visión mejore fácilmente. Son pequeños detalles que no debemos pasar por alto, ya que a la larga pueden causar graves perjuicios a nuestra salud.

Rodéate de elementos naturales

Lo eco, lo biológico y lo natural están de moda porque aportan muchos beneficios a nuestra salud. Cada vez vemos también más  elementos naturales en la decoración de oficinas. Desde los jardines verticales a plantas que decoran cada rincón. Techos verdes o plantas que cuelgan para traernos un poco de frescor a la oficina. Así como la abundante presencia de madera o sus imitaciones en paredes y suelos. La naturaleza en la oficina nos aportará un estado de calma y bienestar en el que será más fácil trabajar y conseguir nuestros objetivos. Aunque solo sean una plantas, ¡aprovecha sus beneficios en tu oficina!

12

Haz ejercicio en la oficina

¿Crees que no es posible? Pues sí puedes aprovechar distintos momentos y algunos trucos para hacer un poco de ejercicio en la oficina y de esa forma mejorar tu estado de salud y darle a tu cuerpo el ejercicio que necesita. Enseguida notarás sus efectos y es mucho más sencillo de lo que parece. No se trata de ponerse a correr en la oficina, aunque hay algunas que ya disponen de pistas en ellas, pero sí de hacer algunos ejercicios sencillos. Por ejemplo, unos estiramientos de vez en cuando. De esa forma te sentirás mejor y tu cuerpo te lo agradecerá.

12

Porque cuidar nuestra salud en el día a día es muy importante. Con estas sencillas pautas de forma continuada conseguirás una mejora de tu salud y evitar algunos de los típicos problemas que provocan los trabajos de oficina. Con un poco de esfuerzo al día podemos conseguir mejorar nuestro estado físico y eso también afectará a nuestro estado mental. Nos ayudará  a sentirnos mejor y más concentrados en nuestras tareas. Esperamos que este artículo te sea de ayuda y si tienes otras ideas que nos pueden ayudar a cuidarnos en la oficina, estamos deseando conocerlas. Gracias por leernos.

Cómo cuidar tu salud en la oficina con unos sencillos consejos
5 (100%) 5 votes
The following two tabs change content below.

A Perez

Interior Designer at Ofiprix
Interiorista en Ofiprix. Mis estudios son tan variados como mis gustos: historia, marketing y interiorismo . Me podréis encontrar siempre con un libro en las manos. Si no, estaré de viaje buscando inspiración en algún pequeño rincón, porque no hay nada como descubrir nuevos lugares y nuevas gentes para abrir la mente y conocerse a uno mismo mejor. Mi terapia de shock es reír mucho cada día, tomar litros de cafeína y hacer un trabajo que me apasiona. Desde aquí daré mi punto de vista sobre el diseño de interiores. Espero vuestros comentarios, sugerencias,...me encantará leeros y comentar ideas!

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Buffer 4 Email -- 4 Flares ×