Ergonomía y salud

¿Cuál es la mejor altura para una mesa de trabajo?

Compartir:

Hoy vamos a descubrir cuál es la mejor altura para una mesa de trabajo. Porque aunque pueda parecer un dato poco importante está demostrado que es un elemento que afectará a la productividad y al bienestar del equipo y por tanto, ¡debemos prestarle atención!

Mesa People

La altura de tu mesa afecta a tu productividad

La productividad de un grupo de trabajo está ligada a diversos factores y muchos de estos no están intrínsecos en los colaboradores. Aunque parezca increíble, la altura de una mesa de trabajo puede influir positiva o negativamente sobre los niveles de productividad de un equipo. Si el mobiliario no cuenta con las características ergonómicas básicas para garantizar el confort de quienes lo usan, esto puede afectar a su productividad.

Escoger una altura de mesa de trabajo inadecuada influirá directamente sobre la posibilidad de desarrollar dolencias en cuello y espalda. O incluso dolencias permanentes o más dolorosas asociadas a hernias discales o lumbago. Por ello, lo ideal es verificar previamente que la mesa seleccionada cuente con la altura ideal promedio indicada por las normativas españolas especializadas en el área. Debemos asegurarnos que contamos con la estación de trabajo más ergonómica de acuerdo con los parámetros establecidos. ¡Nuestra salud lo agradecerá!

Alturas de mesa distintas para trabajos distintos

Dado que mantener una postura correcta frente a la mesa de trabajo es vital, la altura de la mesa debe variar dependiendo de dicha postura. Es decir, si la estación de trabajo se va a preparar para llevar a cabo actividades de pie, la altura será distinta a la altura de la mesa de trabajo para actividades de precisión, lectura, escritura o mecanografía. Cada tipo de trabajo requiere de un tipo de mesa específico, ajustado a él. O incluso de una mesa ajustable que vaya adaptándose según el momento.

Normativa sobre ergonomía

La normativa sobre ergonomía para mobiliario en España es la UNE. Para la revisión de los parámetros y estándares asociados a mesas de trabajo y todas sus especificaciones existe la UNE-EN 527. La norma a la cual se ciñen la mayoría de los fabricantes de mobiliario para oficinas es esta. Ya que es imprescindible fabricar o diseñar muebles bajo sus estándares y requisitos sobre seguridad y ergonomía. De forma que el trabajo resulte lo más ergonómico posible evitando así las posibles lesiones y dolencias derivadas de mesas y sillas no ergonómicas.

Los fabricantes de mobiliario diseñamos y fabricamos muebles basándonos en estas normativas sobre ergonomía. Y nos esforzamos en encontrar modelos que mejoren los valores prescritos en las normativas para dar el mejor servicio a nuestros clientes. Se realizan pruebas internas y externas con el mobiliario que acreditan el cumplimiento de estas normativas, Pero también existen toda una serie de recomendaciones a nivel postural que nos ayudarán a cuidar de nuestra espalda mientras trabajamos. Puedes revisar alguno de los artículos sobre ergonomía que ya hemos publicado, ¡seguro que te serán muy útiles!

Tanto los clientes empresariales como los hogares apuestan cada vez más por adquirir mobiliario fabricado y diseñado según las normativas ergonómicas. Cada día más la concienciación crece sobre la importancia de la ergonomía. Y de esta forma disminuir o evitar el padecimiento de diversas molestias posturales, fatigas o entumecimientos musculares, dolores de hombros, cuello, espalda y espalda. Así como afecciones en manos y muñecas, entre otras dolencias causadas por la adopción de malas posturas y como consecuencia del uso de mesas de trabajo muy altas o muy bajas.

Mesas para trabajar de pie

Necesitaremos una mesa específica para llevar a cabo actividades que justifican que la persona esté de pie. En estos casos es necesario contar con una mesa de apoyo que le permita al trabajador tener sus materiales cerca del cuerpo. Así podrá evitar los movimientos forzados y malas posturas durante su jornada. De ahí que sea altamente recomendado contar con mesas de altura ajustable. O al menos, con tarimas o reposapiés para compensar las condiciones físicas del equipo de trabajo.

La altura de las mesas de trabajo de pie puede variar dependiendo de la actividad. En este orden de ideas, para realizar trabajos de peso liviano la altura debe oscilar entre los 85 y 110 centímetros. Para trabajos de precisión debe ser más alta, pudiendo alcanzar desde los 95 centímetros hasta los 120 cm de altura. Debemos comprobar también que la realización del trabajo se hace de forma cómoda y sin molestias para las personas que lo realizan.

Para trabajo de precisión, lo ideal es que los codos se mantengan a una distancia considerable de la superficie. Por lo que la altura de las mesas de trabajo para esta actividad oscila entre los 65 y 95 centímetros. Es cierto que la posición más ergonómica del cuerpo, respecto a la altura de la mesa de trabajo, es mantener los codos en reposo a un ángulo de 90° sobre la superficie. Sin embargo, lo más saludable en estos casos es la incorporación de mesas de trabajo ajustables. De esta forma iremos adaptando la mesa a las distintas tareas que realizamos.

Mesas para trabajar sentado

De forma general, al escoger una mesa de trabajo resulta primordial que la altura de esta sea suficiente como para permitir el movimiento natural de las piernas. Se considera que bajo la mesa debemos disponer de un espacio con una altura mínima de 60 centímetros. Por otro lado, es necesario reconocer que el rango de altura difiere entre mesas fijas y mesas ajustables. Así como difiere entre unas u otras normativas.

En el caso específico de la norma europea UNE-EN 527, en su primera parte establece que medidas deben tener las mesas de oficina. Estas deben contar con una altura mínima de 70,5 centímetros hasta los 73,5 centímetros cuando se trata de mesas fijas. En el caso de las mesas ajustables, la altura mínima debe ser de 68 cm y no exceder los 76 cm de altura máxima. De igual manera, esta norma establece que la altura interior para colocar las piernas debe ser al menos de 65 cm de altura en torno a toda su profundidad, aplicando algunas excepciones en torno al borde de la superficie.

Por otro lado la norma UNE-EN ISO 9241 en su parte 5, establece que las mesas de trabajo deben permitir cambios de postura fluidos y naturales. Tanto si son fijas o ajustables y, en el caso de estas últimas, deben permitir la reclinación de la superficie de trabajo si la labor a realizar lo requiere. De igual manera, indica que la altura de la mesa debe permitir que la pantalla se encuentre al nivel de los ojos. Y el teclado al nivel de las manos, ambos dentro de un campo de visión de 60° en plano vertical sin necesidad de adoptar posturas antinaturales para ello.

Mostradores de atención al cliente

En el caso de la atención a clientes se suele incorporar mostradores con dos alturas, una de atención y otra de trabajo. De esta forma se combina una parte más alta que sirve para atender de pie a los clientes y así darles una buena respuesta. Y una zona de trabajo más baja en la que realizar cómodamente las tareas administrativas o con el ordenador que sean necesarias. Dependiendo del momento la persona utilizará una de las dos zonas.

Mostrador Welcome

Escoger la silla correcta según la mesa

Tener una mesa con la altura adecuada y complementarla con una silla inadecuada influirá negativamente en la persona que usará la estación de trabajo. Al igual que disponer de una silla que no permita ajustarse para complementar el carácter ergonómico del puesto de trabajo según el momento. De esta forma una silla incorrecta estará causándole dolencias y malestar. Provocando los consabidos dolores de espalda tan habituales y que son una de las mayores causas de baja laboral. Y es que es necesario compensar la altura de la mesa de trabajo con una silla ajustable, aun cuando la mesa también sea ajustable en altura.

Dependiendo del tipo de trabajo escogeremos un tipo de silla o taburete adecuado. Los trabajos de pie se utilizan taburetes de trabajo que tienen una mayor altura y se utilizan solo de apoyo puntual dependiendo del momento. Para los trabajos sentados escogeremos una silla ergonómica que pueda ser ajustada y que nos de movilidad para desplazarnos fácilmente. En Ofiprix te aconsejaremos sobre la mejor mesa o silla dependiendo del tipo de trabajo para evitar los molestos dolores de espalda o de cervicales y todos los problemas que esto acarrea. Porque cuidar de nuestra salud y la de nuestros empleados es la mejor forma de asegurar la productividad y el buen funcionamiento de nuestro negocio.