¿Qué es el liderazgo empresarial? Descubre cómo ser un buen líder.

Dirigir y liderar una empresa o negocio no es fácil. Hay muchos factores que pueden afectar al éxito o fracaso de un negocio y es primordial que el empresario sepa gestionar todo eso a través del liderazgo empresarial. Pero… ¿Qué es el liderazgo empresarial?

¿Qué es el liderazgo empresarial?

El concepto de liderazgo empresarial se refiere a la habilidad y conocimientos que tiene un líder para influir positivamente en la empresa para lograr los objetivos marcados y satisfacer las necesidades del negocio. Un líder puede ser desde el empresario jefe hasta un emprendedor, un autónomo o el CEO de una pequeña empresa.

Esta definición va acorde con la que ya dio el economista Douglas McGregor en su libro «El Lado Humano» como «jefe participativo» en el año 1960. En este libro hizo una clasificación de los diferentes tipos de jefes según su parecer: el jefe abúlico (vago e inepto), el manipulador (astuto pero se aprovecha de su poder), el autoritario (déspota y egocéntrico), el paternalista (amable y cercano, pero demasiado sobreprotector) y finalmente el participativo (constante, responsable y empático) que es el que más se ajusta al concepto de buen liderazgo empresarial.

Características de liderazgo empresarial

Ahora que sabemos qué es el liderazgo empresarial, repasamos las características que debería tener el líder para tener un liderazgo empresarial efectivo y exitoso:

  • Desprender carisma. Tener una personalidad marcada y fuerte con los objetivos claros atrae a las personas y permitirá al líder ganarse al equipo de personas que le rodea para que den lo mejor de sí mismos en beneficio de la empresa. Ser un buen comunicador y hablar de manera clara te permitirá ganar carisma.
  • Ser organizado. Un líder debe saber como manejar los recursos que dispone. Un conocimiento profundo de la empresa como de su estructura, le permitirá saber los puntos fuertes y débiles de su negocio como también aprovechar oportunidades de futuro y identificar y minimizar amenazas. Tener claro la estrategia correcta a seguir para la empresa es garantía de éxito.
  • Transmitir entusiasmo. Creer en lo que hace y además demostrarlo ante su equipo hará que contagie ese entusiasmo al resto. Lanzar mensajes positivos y animar a las personas de tu entorno laboral creará un ambiente más conjuntado y por lo tanto, más productivo.
  • Creatividad al poder. Todo liderazgo empresarial pasa por innovar y proponer nuevas ideas para mantener el negocio vivo y a su equipo estimulado. No esconderse ante decisiones valientes, animar a su equipo a sugerir ideas creativas y nunca censurar o bloquear la creatividad.
  • Honestidad ante todo. La sinceridad es un valor ético muy importante para que las personas del equipo cojan confianza al líder. Debe transmitir la exigencia no sólo ante su equipo sino que también consigo mismo. Esa exigencia no debe provenir desde la imposición o el poder, sino que debe provenir desde el máximo respeto y confianza de las habilidades de su equipo de trabajo.
  • Un buen negociador. Al estar en contacto con diversas partes de su empresa, tanto internas como externas, debe saber como afrontar las negociaciones. Un líder sabe venderse muy bien y demostrar sus convicciones con argumentos sólidos. También debe saber escuchar y ser accesible, nunca esconderse por sus decisiones y tener valor en encontrarse en situaciones complicadas.

Estas características resumen cómo debería ser el líder empresarial ideal, aunque es evidente que es muy difícil cumplirlas todas al 100%. Lo más importante es que el líder coja las características más relevantes para él y su empresa e ir desarrollando y fortaleciendo estas aptitudes con el paso del tiempo e ir aprendiendo porque líder no se nace, se hace.

Beneficios del liderazgo empresarial

¿Y para qué sirve el liderazgo empresarial? Tener todas estas características no se obtienen de la noche de la mañana, pero un buen líder será capaz de ir adaptando e interiorizando estos conceptos con el paso del tiempo y eso comportará cambios positivos en su empresa:

  • Motivación. Ser un buen líder comporta que el trato con tu equipo sea más cercano y entender sus necesidades. Apoyar, comprender y ser honesto se traduce en que el equipo se sienta más motivado, liberado y que el clima laboral mejore. Con un líder que rema junto a ellos hace que den lo mejor de sí mismos, que el rendimiento empresarial sea mucho mayor y se fomente el trabajo en equipo.
  • Competitividad. En general, las empresas que reúnen un personal motivado e implicado junto un liderazgo empresarial serio precede al éxito. Al paso del tiempo, la empresa verá mejorar su presencia en el mercado, la proyección de una imagen positiva tanto internamente como externamente con el consecuente aumento de ventas y conversiones. Con un equipo cohesionado, un liderazgo claro y una estrategia correcta y bien implementada es mucho más fácil que los objetivos de la empresa se cumplan de manera satisfactoria.

 

Ahora que ya sabes qué es el liderazgo empresarial y cómo puedes ser un buen líder solo queda ponerlo en práctica.

“Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y convertirse en algo más, entonces eres un líder”. – John Quincy Adams, ex presidente de Estados Unidos.

 

You may also like...

1 Response

  1. 7 agosto, 2017

    […] que en un futuro haya una cultura empresarial más beneficiosa para todos. Tal y como escribimos en este artículo sobre liderazgo empresarial, en los próximos años veremos gerentes que adoptan una actitud más positiva y […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *