Ventajas de la jornada intensiva

Estamos ya en pleno verano y muchas empresas han adoptado la jornada intensiva durante estos meses estivales, pero ¿realmente es eficaz? ¿Estas jornadas son beneficiosas para tu empresa?

Quizás con la llegada del verano y con la crisis que vivimos, muchos responsables creen que la jornada intensiva en los horarios de la empresa pueden perjudicarla, pero según los estudios de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (Arohe) demuestran que la jornada intensiva no solo no perjudica la productividad, sino más bien permite aumentar la productividad en el trabajo. En este artículo hemos elaborado esta lista donde queremos destacar las ventajas que ofrece la jornada intensiva para la empresa y sobre todo, para los trabajadores.

1. La motivación crece gracias a la jornada intensiva

Este tipo de jornadas permiten a los trabajadores conciliar mejor su vida laboral con su vida privada y de ocio. Eso significa tener unos trabajadores más felices, satisfechos y con mayor motivación a la hora de realizar su trabajo. A su vez estarán menos estresados. Es por ello que la jornada intensiva hace aumentar la productividad en los meses de verano.

2. Fomenta la planificación de las horas

Al haber menos horas para realizar la misma cantidad de trabajo, los trabajadores se tienen que organizar y planificar mejor el tiempo para poder llevar a cabo las tareas en menos tiempo. Esta optimización del tiempo les hace más eficientes y productivos.

3. Fortalece la relación empleado-empresa

El trabajador agradece este tipo de acciones. Esta satisfacción con la empresa hace que se fortalezca la relación con su empresa y aprecie estas decisiones que tienen en cuenta las necesidades personales de las personas.

4. El descanso es más reconfortante

La conciliación de la vida personal de la que hemos hablado antes hace que el descanso sea mucho mejor. El desgaste psicológico y físico es menor, al empleado le da más tiempo a descansar y reposar por lo que va en mejores condiciones físicas al trabajo.

5. Implicación de los trabajadores

En consecuencia de que hay muchos trabajadores que están de vacaciones y no están presentes durante estos días, los empleados que los sustituyen se sienten más decisivos y más implicados en el funcionamiento de la empresa. El buen funcionamiento de este cambio de responsabilidades es posible si hay un buen ambiente laboral.

6. Reduce el absentismo

Las medidas y el horario que se adoptan con este tipo de jornadas hace que los trabajadores no caigan en el absentismo, ya que encuentran más justo el horario y como se ha dicho antes, ya pueden conciliar bien con su vida personal. Además, también logra reducir los accidentes laborales y las bajas debidas a estos incidentes.

 

Todas este tipo de ventajas que se producen durante los días de jornada intensiva nos conducen a una mejora de la productividad importante, pero también existen otras acciones que te ayudarán a aumentar la productividad, las cuales te contamos en este artículo que publicamos hace un tiempo.

De hecho, se ha identificado que ya hay un número importante de empresas que no esperan al verano para implementar este tipo de jornada, cada vez hay más que la tienen como horario normal todo el año y está demostrado que funciona y tiene el respaldo del 58% de los trabajadores según una encuesta de la OCU. ¿Tu qué opinas de la jornada intensiva? ¿Después de leer el artículo la aplicarás en tu empresa? Sea cual sea vuestra respuesta ¡os deseamos un feliz verano desde Ofiprix!

 

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *